Avisar de contenido inadecuado

LIBRO DE JOB EDICION JUVENIL DEL NUEVO MILENIO XX. COMENTARIOS PR WILLY HAMEL D

{
}

LIBRO DE JOB  EDICION JUVENIL DEL NUEVO MILENIO XX. COMENTARIOS PR MISIONERO WILLY HAMEL D   Y  MISIONERA  KARINA MEALLA 

RED DE INTERCESORES DE AMERICA

LA SANTA BIBLIA EN LENGUAJE  MODERNO  CASTELLANO (LATINO) COTEJADA CON LAS  VERSIONES  ALMEIDA, NOVA VERSION INTERNACIONAL ,KING JAMES BIBLE   DIOS HABLA HOY Y OTRAS. 

INTRODUCCION 

 

Análisis del Libro de Job

Autor:  

Su autor es desconocido, aunque la tradición lo atribuye a Moisés, el cual posiblemente conociera a Job durante su huida de Egipto. Si este fuera el caso, Job podría haber sido habitante de la península arábiga, situada al este del imperio.

 NOMBRE.-  El santo Job (hebreo: ????? : '??yôb «perseguido»

FECHA.- Aunque algunos especialistas datan el libro entre el año 500 a. C. y el año 250 a. C., su cita en antiguos manuscritos judíos descartan tal opción. Popularmente se considera que este fue escrito alrededor del año 1473 a. C. Se considera uno de los  libros  mas antiguos de la Biblia. 

 

Tema Principal: El origen y significado  de las aflicciones de esta vida. El libro contiene  descripciones  poéticas  y pictóricas .

 

Temática

 Es evidentemente el sufrimiento del inocente. Ya desde la más remota Antigüedad los pensadores se han enredado en el espinoso problema del hombre bueno que sufre y del malo feliz. 

 

Es este, precisamente, el tema que trata el libro de Job: el protagonista es un hombre religioso, bueno y justo, a quienDios  permite que SATANAS  someta a numerosas  pruebas. Mientras Job sufre pacientemente bajo las duras pruebas  , tres buenos amigos intentan consolarlo, tratando de convencerlo de que si sufre es por culpa de sus propios pecados.Estos amigos  en vez de consolarlo agudizan su dolor  pues lo unico que hacen es acusar a Job.

 Job se enoja y se defiende, pues él sabe que eso es un infundio (mentira)y rechaza ese argumento con energía. Cuando aparece un cuarto amigo que explica que el sufrimiento templa al alma y al espíritu, Job continúa quejándose.

 Por último,DIOS  en persona se hace presente, reprende a Job por no haber aceptado Su voluntad y por sus quejas, y devuelve al protagonista a su antigua felicidad

 

Lecciones sugeridas:

  1. El maligno poder de Satanás en la vida humana.

  2. El uso del sufrimiento en el plan divino como un medio de perfeccionar el caracter.

Texto Clave: El discurso de Job sobre la sabiduría, Cap 28.

El libro

El libro de Job (=Job) es el primero de los cinco libros  llamados poéticos y sapienciales.  La prosa narrativa ocupa en él un espacio muy reducido; tan solo se encuentra en el prólogo (cap. 1–2), en el epílogo (42.7–17), en un breve pasaje de transición (32.1–6) y en algunos versículos introductorios del diálogo. El resto, prácticamente la totalidad del cuerpo del escrito, es poesía.

El autor de esta obra cumbre de la literatura universal se revela en ella como un consumado poeta . Con notable destreza maneja los recursos del idioma, combinando de manera extraordinaria la profundidad de pensamiento con la belleza de un lenguaje poético, sonoro y lleno de ritmo, rico en imágenes de singular plasticidad.



El prólogo

El prólogo consiste en la presentación de las circunstancias en que se desarrolla el drama y de los personajes que en él intervienen. El protagonista, Job, es un rico hacendado (1.3) que vive con su familia en Uz, población situada, según se cree, en la región aramea que se extendía hacia el sudeste de Palestina. Hombre de fe, descrito como «perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal» (1.1), Job es víctima de una cadena de desdichas que lo dejan bruscamente sin hijos y sin hacienda, enfermo y reducido a una condición miserable (7.4–5). A pesar de todas las desgracias, él confía en Dios y lo bendice (1.21), no deja que sus labios pequen contra el Señor, y aun sale al paso de las quejas de la esposa preguntándole: «¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos?» (2.10).

En aquella situación, tres amigos del protagonista acuden «a condolerse con él y a consolarlo»: «Elifaz, el temanita, Bildad, el suhita y Zofar, el naamatita» (2.11). Contestando a los lamentos de Job, sus visitantes hablan por turno, y él responde a cada intervención. De esta manera se disponen tres series de discursos (3.1–31.40), a cuyo término aparece otro personaje, el joven «Eliú hijo de Baraquel, el buzita» (32.2, cf. v.6), que toma la palabra para reprender con ironía a Job y a sus amigos. Ninguno de ellos replica al largo y afectado discurso de Eliú (32.6–37.24), después del cual es Jehová mismo quien interviene y pone fin a todo el diálogo (38–41), al que solo seguirán unas palabras de arrepentimiento pronunciadas por Job (42.1–6) inmediatamente antes del epílogo en prosa.

El mensaje

El cap. 3 da entrada al primero de los poemas. Job se lamenta de su desgracia en términos que revelan una amargura profunda, muy distante de aquel ánimo sereno con que en el prólogo hacía frente a la adversidad. Ahora predominan en Job las quejas y los acentos apasionados, y sin cesar se pregunta por qué Dios envía sufrimientos a alguien que, como él, siempre lo ha servido con fidelidad y nada malo ha hecho.

La respuesta de sus tres amigos se repite una y otra vez: la desgracia es el castigo del pecado, de modo que un grave pecado ha de haber cometido Job, cuando Dios lo castiga con tantos males; únicamente si se arrepiente volverá a gozar de las bendiciones del Señor. Pero esta argumentación no satisface a Job; él sabe que no es culpable, y confía en que Dios mismo sea testigo de su inocencia y lo justifique y le revele al fin el porqué de tanto sufrimiento (31.35–37; cf. 19.25–27).

Concluida esta serie de discursos, interviene Eliú en el coloquio para reprochar la osadía de Job y lo inadecuado de las respuestas de sus tres visitantes. El estilo de esta sección es reiterativo y enfático. Eliú reclama la atención de los presentes, ante quienes se anuncia como un maestro imparcial que, aun siendo joven, está bien capacitado para dar lecciones y emitir sabios juicios (32.11–22) y acusaciones (34.7–9, 34–37).

No obstante el tono altanero de este personaje, sus palabras invitan a la reflexión. Porque él exalta la justicia y la sabiduría, la santidad y la grandeza de Dios, y pone un énfasis particular en el valor pedagógico del dolor humano. Dios, por medio del sufrimiento, puede llevar al pecador a la conversión y a la salvación (cf. 36.5–16).

El último discurso pertenece a Jehová, que habla «a Job desde un torbellino» (38.1; 40.6). Dios se le manifiesta así, rompiendo el silencio que hasta entonces había guardado y del que Job se había quejado a menudo. Pero, sorprendentemente, las palabras del Señor no hacen referencia a los padecimientos de Job, sino que son una afirmación de la grandeza de Dios, de su poder y de la sabiduría inescrutable de su gobierno universal. Job, tocado en su conciencia, confiesa ser un ignorante y atrevido que «hablaba, y nada entendía» (42.3). Aborreciéndose a sí mismo y arrepentido «en polvo y ceniza» (42.6), mantiene su confianza en Dios, aun cuando no haya logrado descifrar el misterio de los sufrimientos y la infelicidad del inocente (38.1–42.6).

En la conclusión en prosa del libro, Jehová reprende a los visitantes, alaba la fidelidad de Job y le devuelve con creces lo que había perdido de hacienda, familia y amistades (42.10–15).

Es evidente que este libro no pretende establecer una teoría general acerca del sufrimiento humano, ni tampoco una particular en torno a la infelicidad de que también son objeto quienes aman al Señor y actúan con rectitud. Lo que el libro ofrece es el planteamiento dialogado de dos puntos de vista sobre la causa de la desgracia: el tradicional, sostenido por Elifaz, Bildad y Zofar, según el cual Dios premia en este mundo al bueno y castiga al malo; y el que Job representa negándose a admitir que su infortunio personal se deba a un castigo divino. En esta doble y contradictoria perspectiva, la voz de Dios se deja oir finalmente para llevar a los dialogantes al reconocimiento de la incapacidad humana de comprender lo misterioso de los designios divinos.

El libro

En cuanto a Job, como fenómeno literario, debe decirse en primer lugar que su autor fue un poeta excepcional, tanto en lo concerniente al contenido de la obra como al dominio del idioma. Un poeta que, además, poseía gran experiencia de la vida y una mente crítica y audaz que lo impulsaba a discutir posiciones doctrinales tenidas en aquel entonces por irrefutables.

Esquema del contenido:

1. Prólogo (1.1–2.13)

2. Debate entre Job y sus tres amigos (3.1–27.23)

3. Himno a la sabiduría (28.1–28)

4. Defensa de Job (29.1–31.40)

5. Intervención de Eliú (32.1–37.24)

6. Intervención de Jehová y respuestas de Job (38.1–42.6)

7. Epílogo (42.7–17)

 

CAPITULO 1. 

LA enseñanza fundamental en este libro, tan cercano a los problemas del hombre de todos los tiempos, podemos resumirla así: La Sabiduría de Dios sobrepasa de largo la limitación del hombre; y nosotros, tan pequeños y frágiles, no tenemos el derecho de juzgar la acción de Dios; aún cuando parece que el sufrimiento nos agobia y no entendemos el por qué de muchas cosas de la vida

 

LOS TAPICES DEL PALACIO...

 

 

EL libro de Job es uno de los más dramáticos de la Biblia, trata de un problema profundo del hombre universal, que trasciende los confines del pueblo de Israel, eso es el problema del dolor, de sufrimiento del hombre bueno, y más en lo profundo, la manera de actuar de Dios en relación con el hombre.

 

 

Las argumentaciones de Elifaz  son lassiguientes...  el inocente no puede morir, el pecado es siempre castigado, Dios ve faltas en todos (incluido Job). El castigo que Job recibe es por tanto, para disciplinarlo es correctivo. Los razonamientos de Bildad hablan de la diversa suerte que espera al justo y al inicuo. Y las de Sofar van por el mismo lado de las faltas que son castigadas incluso si son inconscientes (cf.Jb 11, 5-12).

Job se defiende afirmando continuamente su inocencia. Sin embargo, llega a afirmar una cierta arbitrariedad que dirigiría la actuación de Dios y a la que no hay manera de oponerse.

Elihú por su parte afirma que Dios prueba a los justos con sufrimientos para educarlos y forzar en ellos el clamor confiado en Dios salvador.

La respuesta de DIOS  da a entender que no entra en el debate precisamente por su trascendencia. Se sabe que hay una respuesta pero Dios no la ha revelado todavía y muestra ante todo la sabiduría de su creación como prueba de que ninguna arbitrariedad hay en su actuar sino un designio misterioso que en su momento se dará a conocer

 

JOB ES UN EJEMPLO DE PACIENCIA  AL ENFRENTAR  MUY DURAS PRUEBAS..DIOS RECOMPENSA SU FIDELIDAD...

ES BUENO  SIEMPRE RECORDAR QUE TODAS LAS COSAS SON PARA BIEN DE LOS QUE AMAN A DIOS...ROMANOS CAP 8

LEAMOS 1 PEDRO 1.3-8

  1:3 Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, 
1:4 para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, 
1:5 que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero. 
1:6 En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, 
1:7 para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, 

 LOS AMIGOS DE  JOB  VINIERON  A  ECHAR  SAL  A SUS HERIDAS....ENVEZ DE CONSOLARLO TERMINARON  JUZGANDOLO Y  ACUSANDOLO  (SIN MOTIVO)Y  AGRAVANDO SU DOLOR   FUERON  MALOS CONSOLADORES SIN COMPASION NI AMOR  EN SUS CORAZONES.. ESTABAN MAS PRECUPADOS DE DEMOSTRAR SUS ARGUMENTOS TEOLOGICOS QUE EN AYUDAR A JOB(TENIAN VANIDAD INTELECTURAL)

1:1 Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que están en la dispersión: Salud.
1:2 Hermanos míos, tened por sumo gozo(mucha alegria) cuando os halléis en diversas pruebas, 
1:3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. 
1:4 Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.(asi sereis perfeccionados) 
1:5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. (tambien  Dios te dara  fortaleza para pasar por las pruebas y salir victorioso )(DOS da fuerzas al cansado y multiplica las fuerzas del que no tiene ningunas)
1:6 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. 
1:7 No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. 
1:8 El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos. 

 

DIOS ES MUY  BUENO  Y COMPASIVO   Y NO AFLIGE AL SER HUMANO VOLUNTARIAMENTE(POR EL  PLACER DE CAUSAR DOLOR)

31.Porque el Señor no desecha para siempre;

32 Antes si aflige, también se compadece según la multitud de sus misericordias;

33 Porque no aflige ni entristece voluntariamente a los hijos de los hombres.

 RECOMPENSAS DE JOB

 Job 42:10-17 
10 Después de haber orado Job por sus amigos, el Señor lo hizo prosperar de nuevo y le dio dos veces más de lo que antes tenía.(LO BENDIJO MUY GRANDEMENTE)

11 Todos sus hermanos y hermanas, y todos los que antes lo habían conocido, fueron a su casa y celebraron con él un banquete. Lo animaron y lo consolaron por todas las calamidades que el Señor le había enviado, y cada uno de ellos le dio una moneda de plata y un anillo de oro. 
12 El Señor bendijo más los últimos años de Job que los primeros, pues llegó a tener catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas.13 Tuvo también catorce[a] hijos y tres hijas.14 A la primera de ellas le puso por nombre Paloma, a la segunda la llamó Canela, y a la tercera, Linda.[b]15 No había en todo el país mujeres tan bellas como las hijas de Job. Su padre les dejó una herencia, lo mismo que a sus hermanos. 
16 Después de estos sucesos Job vivió ciento cuarenta años. Llegó a ver a sus hijos, y a los hijos de sus hijos, hasta la cuarta generación.17 Disfrutó de una larga vida y murió en plena ancianidad.

ESTUDIO ESPECIAL SOBRE LA PACIENCIA

MISIONERO WILLY HAMEL D SANTACRUZ BOLIVIA

 

lapaceincia es  un fruto de lesprit santo e nlavida del critino...se vadesdarrollanoid poco apoco mientrasperseveramso en yanvida de amory decomunion oc Dios-- Es tolerancia, no pagar con la misma moneda, es firmeza, capacidad de soportar, sin quejas. 
Es el saber esperar hasta que se cumpla el plan de Dios para mi vida. El que es paciente, hace las tareas de todos los días, lo que olvidó y las más difíciles, sin quejas y como sirviendo al Señor.
La paciencia se va forjando, va madurando a través de las circunstancias que Dios permite y la próxima nos resultará un poco más fácil (2 Pedro 1:2-8).
La paciencia puede tardar algo en madurar, en algunos más en otros menos (Santiago 5:7-8).
Algunos dicen: “No pidas a Dios que te dé paciencia, porque seguro que te mandará una prueba”. Pero de una manera u otra Dios permitirá que pasemos por su escuela para ir formándonos a la imagen de Jesús.
Pidamos a Dios que se cumpla su Voluntad en nuestras vidas, todo depende de qué actitud, tomemos ante cada circunstancia. 
Ante la impaciencia, las mentiras de Satanás y una mente negativa, nuestra edificación y fe en Dios será destruida. 
Pero ejercitando la paciencia, creyendo la verdad de Dios y una mente positiva seremos edificados y el fruto irá madurando.
Recordemos que Dios es el ejemplo máximo de paciencia, así que esperará y dispondrá todo hasta que cambiemos de actitud.


¿En qué necesitamos paciencia?
Con los niños , Ante el sufrimiento y problemas de la vida. Con la gente con laque convivimos..algunos son  dificiles de soportar...


Con los niños:

La Biblia dice: “Instruye al niño en su camino y aún cuando fuere viejo, no se apartará de él” (Proverbios 22:6).
Dice: “instruye”, es darle lugar a que pueda entender y conocer qué es lo que se espera de él.
Dios no nos obliga a aceptar la salvación, es una decisión que nosotros debemos tomar.
Debemos instruirlo en los caminos de Dios y ayudarle a que tenga su encuentro personal con Cristo.
Pero aquí hablamos también de respetarlo como ser humano que es. Debemos aceptar que si al niño se le olvidó algo, no es porque es tonto sino porque justamente es niño y debe desarrollar muchas cosas todavía. 
A nosotros los grandes se nos olvidan muchas cosas y eso que somos mayores.

Efesios 6:4 dice: “no provoquéis a ira...”. Si nos fijamos en lo que Dios hace con nosotros, lo primero es amarnos, no castigarnos. Así como Dios es justo y misericordioso, también nosotros como padres debemos amarlos incondicionalmente y ejercer la autoridad en amor, para
orientarlos o corregirlos si están tomando un rumbo equivocado.

¿Se impacienta cuando le arrugan la falda?
¿Cuándo vuelcan la leche?
¿Cuándo dejan sus marcas en la pared?
¿Cuándo mojan la cama de noche?
¿Cuándo no trajo las notas que Ud. hubiera querido?
¿Cuándo dejan sus juguetes en la escalera?
Debemos instruir a nuestros niños acerca de sus responsabilidades y obligaciones antes de disciplinarlos.
Enseñar si se trata de irresponsabilidad. Disciplinar si es rebeldía. La disciplina debe ir acompañada de amor, aceptación y perdón.

 

Ante el sufrimiento y problemas de la vida:

a veces pasamos sufrimientos y problemas en la vida(Santiago 1:2-4; Romanos 5:3-5).
La paciencia a veces se forja a través de las injusticias de la vida o en esos tiempos difíciles donde de una manera u otra todos llegamos. 
A veces Dios dispone que debamos pasar un tiempo en cama, ya sea por una operación o torcedura de tobillo. etc.

¿Cómo pasamos ese tiempo?
¿Buscamos tener más comunión con Dios?
¿Cómo recompensó Dios la paciencia de Job?
¿Por qué las personas impacientes son más propensas a los accidentes?
¿Nos impacientamos en la fila del supermercado?
Pidámosle a Dios que nos enseñe a aquietarnos para tener paciencia en la vida. Muchas veces queremos ver las respuestas ¡ya!. 
Pero Dios tiene sus tiempos y planes y nosotros debemos creer que es lo mejor para nosotros (Romanos 8:28).
Tenemos una carrera por delante y no la ganaremos corriendo más rápido o siendo más fuertes que otros, sino perseverando con paciencia y tomándonos de la mano de Dios paso a paso.

Con la gente:

Si Dios nos ama y espera con paciencia el fruto de nuestra vida ¿no deberíamos hacer lo mismo con los demás?
¿Cómo reaccionamos con los que siempre tienen un bajón o están tristes?
¿Acaso nos impacientamos porque no reaccionan como nosotros quisiéramos?
A los que son más fuertes, les cuesta entender a los más débiles.
Pero recordemos que Dios nos perfecciona en la debilidad.
Algunas veces necesitamos paciencia para ver el otro lado de alguna situación. De cada circunstancia que nos toque vivir, debemos entender cuál es el propósito de Dios para nosotros.
¿Qué actitud quiere Dios que tenga?


¿Cómo obtener paciencia?
  • Poner nuestros ojos en Jesús (Hebreos 12:2).
  • Pidamos ser llenos de Espíritu Santo.
  • Pedirle a Dios que se cumpla su voluntad en nuestras vidas.
  • Correr la carrera con un corazón tranquilo y confiado en el Señor.
  • Creer que Él tiene el control de todas las cosas.
  • Acepta esos momentos difíciles como un instrumento que Dios usa para formarnos a la la imagen de Jesús.
  • Ante las sorpresas de la vida tener una actitud paciente y positiva.
  • Proclamar “todo lo puedo en Cristo que fortalece” (Filipenses 4:13).


Ejemplos:

Nuestro máximo ejemplo es nuestro Señor Jesús:
(1 Pedro 2:21-23 ; Hebreos 12:3).

Sara: Abraham recibió la orden de Dios de ir hacia otras tierras. ¿Pero qué pasó con Sara?
Sara le creyó a Abraham. Debía dejar muchas de sus pertenencias, no sabía a donde se dirigían. Antes de partir su nombre era Sarai que significa contenciosa. Pero en el desierto, Dios cambió su nombre por el de Sara que significa princesa. Siguió los caminos que Dios y su
esposo estaban transitando, con paciencia (Hebreos 10:36).

José: en medio de su dolor se encomendó a Dios. Venció la hostilidad y la desesperación. 
José se sometió con paciencia bajo la inmensa mano de Dios y cambió para bien todas las cosas.
A través de las pruebas, Dios lo preparó para dirigir a Egipto durante 80 años.


{
}
{
}

Deja tu comentario LIBRO DE JOB EDICION JUVENIL DEL NUEVO MILENIO XX. COMENTARIOS PR WILLY HAMEL D

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre