Avisar de contenido inadecuado

GRANDES HEROES DE LA FE CRISTIANA (LIBRO) PR WILLY HAMEL

{
}

GRANDES HEROES DE LA  FE (LIBRO )    POR    WILLY HAMEL 

JHON WESLEY  PREDICADOR , RESTAURADOR, Y  AVIVADOR DE LA IGLESIA

E L GRAN AGUILA DE DIOS 


John Wesley nació el 28  de junio de 1703, en Epworth, Inglaterra, el decimoquinto de diecinueve hijos de Samuel WESLEY y  Susana ANNESLEY . A los 5 años  tuvoi un terrible acsidente , el fue rescatado de su  casa en llamas.Este accidnete dejo un profunda impresion en su  mente.El empeoza conisderseasimimo com afortuando para haberseslavado y que suvida tenia un propito especial...  

El padre de Jhon Wesley era predicador, y la madre de Wesley era una mujer  cristiana  notable en cuanto a sabiduría e inteligencia. Era una mujer de profunda piedad y crió a sus pequeños en estrecho contacto con las historias de la Biblia, contándolas ya alrededor del hogar de la habitación de los niños. También solía vestir a los niños con sus mejores ropas los días en que tenían el privilegio de aprender su alfabeto como introducción a la lectura de las Sagradas Escrituras.

SUSAN WESLEY LA  MADRE CRISTIANA  DE  JHON WESLEY

 
El joven Wesley era  simpático, alegre, apuesto y varonil, y le encantaban los juegos y en particular el baile.

El estudió en  la  escuela Charterhouse,Londres, llevando una vida  diciplinada ordenada y dedicada.Siendo  un buen estudiante  
En Oxford  destaco  como un excelente  discipulo  y un gran   líder, y durante la última parte de su estancia allí fue uno de los fundadores,junto con su hermano Carlos Wesley    del "Holy Club," una organización de estudiantes  cristianos dedicados y  serios.Ellos hacian reunioenes de  amistad  y oración y alabanza.. Su naturaleza religiosa se profundizó con el estudio y la experiencia, pero no fue hasta años después de dejar la universidad y entrar bajo la influencia de los escritos de Martin Lutero que sintió haber entrado en las plenas riquezas del Evangelio. Fue ordenado como predicador en 1728.

Charles Wesley  hermano de Jhon Wesley 



Juan Wesley y Conde Nicholas Ludwig von Zinzendorf 

El y su hermano Carlos fueron enviados a Georgia por la Sociedad para la Propagación del Evangelio, y allí los dos desarrollaron sus capacidades como predicadores. Durante su navegación se encontraron en compañía de varios Hermanos Moravos, miembros de la asociación recientemente renovada por la actividad del Conde Zinzendorf. Juan Wesley observó en su diario que en una gran tempestad, cuando todos los ingleses a bordo perdieron enteramente la com­postura, estos alemanes lo impresionaron con su calma y total resignación a Dios. También observó la humildad de ellos bajo menosprecio  y   tratos insultantes.

Fue al volver a Inglaterra que entró en aquellas mas profundas experiencias y que desarrolló aquellos maravillosos poderes como predicador de multitudes, que le hicieron un   gran líder internacional. En aquel tiempo se asoció asimismo con George Whitefield, gran siervo de Dios  de fama imperecedera por su maravillosa elocuencia.



La gran obra  que llevó a cabo Jhon Wesley  es impresionante y   bordea en lo increíble. Al  cumplir los 85 años , le dio las gracias a Dios por  estar vivo  sano y  fuerte como siempre. Lo adscribía en la voluntad de Dios, al hecho dc que siempre había dormido profundamente a que se había levantado durante sesenta años a las cuatro de la mañana y que por cincuenta años predicó cada mañana a las cinco. Apenas en su vida sintió algún dolor, resquemor o ansiedad. Predicaba dos veces al día, y a menudo tres y cuatro veces. Se ha estimado que cada año viajó cuatro mil quinientas millas inglesas, la mayoría a lomo de caballos.

casa-de-wesley

 



Los éxitos logrados por la predicación deJHON WESLEY   tuvieron que ser alcanzados a través de una larga serie de años, y entre las mas  furiosas persecuciones. En casi todas las partes de Inglaterra se vio enfrentado al principio por  gentes que le   gritaban  y  aveces le apedreaba, y con intentos de herirle y matarle. Sólo en ocasiones hubo intervenciones de la autoridad civil. Los dos Wesleys se enfrentaron a todos estos peligros con un asombroso valor, y con una serenidad igualmente asombrosa. Lo más irritante era el amontonamiento de calumnias e insultos de parte de los escritores de aquella época. Estos libros están totalmente olvidados.

Wesley había sido, en su juventud, un eclesiástico de la iglesia alta, y siempre estuvo profundamente adherido a la Comunión Establecida. Cuando vio necesario ordenar predicadores, se hizo inevitable la separación de sus seguidores de la iglesia oficial. Pronto recibieron el nombre de "Metodistas" debido a la   gran dedicadion y  lagran  capacidad organizativa de su líder y a su brillante inteligencia  y  los ingeniosos métodos que aplicaba.

La comunión Wesleyana, que después de su muerte creció hasta constituir la gran Iglesia Metodista, se caracterizaba por una  gran diciplina  y  perfección organizativa casi militar. Toda la dirección de su denominación siempre en crecimiento descansaba sobre el mismo Wesley.
La conferencia anual, establecida en 1744, adquirió un poder de gobierno sólo a la muerte de Wesley.

Carlos Wesley  el hermano de Jhon... hizo un servicio incalculable a la sociedad y la iglesia  con sus  inspirados mensajes  y   con los  hermosos himnos. Introdujeron una nueva era a la himnología de la Iglesia de Inglaterra. Juan Wesley dividió sus días entre su trabajo de dirigir a la Iglesia, su estudio (porque era un lector incansable), a viajar, y a predicar.Su  gran  pasion era predicar el Evangelio.
Wesley era incansable en sus esfuerzos por diseminar conocimientos útiles a través de su denominación.


Planificó la  cultura intelectual y espirtual  de sus predicadores itinerantes y maestros locales, y para escuelas de instrucción para los futuros maestros de la Iglesia. El mismo preparó libros para su uso popular acerca de historia universal, historia de la Iglesia, e historia natural.


En esto Wesley fue un apóstol de la unión de la cultura intelectual con la vida cristiana. Publicó  libros  y  sus mejores sermones y varias obras teológicas. Todo esto, tanto por su profundidad y penetración mental, como por su pureza y precisión de estilo, excitan nuestra admiración.

Juan Wesley era persona de estatura ordinaria, pero de noble presencia. Sus rasgos eran muy apuestos, incluso en su ancianidad. Tenía una frente ancha, nariz aquilina, ojos claros y una complexión lozana. Sus modales eran corteses, y cuando estaba en compañía de gentes cristianas se mostraba relajado. Los rasgos más destacados de su carácter eran su amor persistente y laborioso por las almas de los hombres, la firmeza, y la tranquilidad de espíritu. Incluso en controversias doctrinales exhibía la mayor calma. Era amable y muy generoso.

Ya se ha mencionado su gran trabajo y  laboriosidad. Se calcula que en los últimos cincuenta y dos años de su vida predicó más de cuarenta mil sermones. A cientosde miles  de  personas...Wesley trajo a pecadores al arrepentimiento en tres reinos y dos continentes . Fue   pastor y obispo de una  iglesia renovada  sin comparación con ninguna de la Iglesia Oriental u Occidental. ¿Qué hay en el ámbito de los esfuerzos cristianos -misiones foráneas, misiones interiores, tratados y literatura cristiana, predicación de campo, predicación itinerante, estudios bíblicos y lo que sea que no filera intentado por Juan Wesley, que no fuera abarcado por su poderosa mente mediante la ayuda de su Divino Hacedor?

capilla-wesley

CAPILLA  DISEÑADA  POR WESLEY EN  LONDRES 

A él le fue concedido avivar y reformar  la Iglesia de Inglaterra cuando  .esta había perdido de vista a Cristo el Redentor, y habia caido en la religiosidad y la indiferncia... Wesley  la  trajo a  una renovada vida cristiana.  Al predicar la justificación y renovación del alma por medio de la fe en Cristo, levantó a miles  de las clases más humildes de la nación inglesa desde su enorme ignorancia y malos hábitos, transformándolos en cristianos  entregados a Dios fervorosos y fieles hombres de oración . Sus infatigables esfuerzos se hicieron sentir no sólo en Inglaterra, sino también en  Escocia, Irlanda , América y en la Europa continental. No sólo se deben al Metodismo casi todo el celo existente en Inglaterra por la verdad y vida cristiana, sino que la actividad  renovada  de laiglesia  en otras partes de  Europa  podemos remontarla, a la influencia directa o indirecta  de Jhon Wesley.

Murió en 1791, después de una larga vida de incesantes labores y de generoso  servicio por la causa de Dios. 

FRASES FAMOSAS DE  JHON  WESLEY 

El corazón pastoral de Wesley se evidencia en los ocho tomos de Cartas a predicadores y miembros. Algunas de sus sentencias extraídas del libro Así pensaba Juan Wesley de Reginald Kissak, Ediciones El Camino.

Su preocupación por el aquí y el ahora....

"Vuestra preocupación es con el momento presente; vuestra ocupación es vivir hoy."(vive  intensamente cada dia haciendo lo mejor)

· "No podéis vivir sobre lo que Dios hizo ayer: por consiguiente, Él viene hoy."

El sufrimiento 

· "Lleva la cruz y ella te llevará a ti."

· "Súfrelo todo y véncelo todo."

El amor de Dios es personal

· "Lee y piensa del amor de Dios. Jesús te ama a ti. Él es tuyo. No seas tan desprovisto de sentimiento que desconfíes en él."

· "Un gran hombre observa que el Espíritu tiene tres maneras de guiar. A algunos, los guía dándoles en cada ocasión textos apropiados de la Escritura; a otros, sugiriéndoles razones para cada paso que dan —la manera en que principalmente me guía a mí; y a otros, mediante impresiones.(visiones) Pero considera que esta última es la forma menos deseable, pues a menudo es imposible distinguir impresiones oscuras o aun diabólicas, de las divinas."

· "Aprende una buena lección —no construyas tu fe sobre un solo texto de la escritura, y mucho menos sobre un sentido particular del mismo."

La predicación

· "Esta es la gran obra: no solo atraer almas a la fe, sino edificarlas en nuestra santísima fe."(no solo ganar las almas sino discipularlas para que cambien devida y lleven  mucho fruto para Dios. 

· "De toda predicación, la que generalmente se denomina predicación evangélica —una arenga aburrida, o quizas aun animada, sobre los sufrimientos de Cristo o la salvación por la fe, sin inculcar fuertemente la santidad— es la más dañina.

· "Cuando quiera que la vida de un hombre, confirme su doctrina, Dios ha de confirmar la palabra del mensajero."

La perfección cristiana

· "La perfección que yo enseño es el amor perfecto: amar a Dios con todo el corazón, recibir a Cristo como profeta, sacerdote y rey, para que él solo reine sobre todos nuestros pensamientos, palabras y acciones."

· "Sé un cristiano verdadero, un verdadero cristiano bíblico, ahora. Un cristiano no tiene miedo a morir. ¿Lo tienes tú? Un cristiano es feliz en Dios. ¿Lo eres tú? Un cristiano tiene poder sobre todo pecado. ¿Lo tienes tú? Si no, puedes tenerlo, porque Dios no hace acepción de personas. Cualquier cosa que ha dado a otro, está dispuesto a dártela a ti."

· "Nunca habéis aprendido, ni por nuestra conversación no por nuestra predicación o nuestros escritos, que la santidad consista en una corriente de alegría. Yo os he dicho constantemente lo contrario. Os he dicho que era amor: el amor de Dios y nuestro semejante; la imagen de Dios estampada en el corazón; la vida de Dios en el alma del hombre; la mente que está en Cristo, capacitándonos para andar como él anduvo."

Crecimiento en la gracia

· "Haz justicia a tu propia alma: dale tiempo para crecer."

· "Mientras más nos negamos a nosotros mismos, más crecemos en la gracia."

La oración

· "Tanto como puede crecer un niño sin alimentarse, podéis esperar que crezca un alma sin oración privada."

· "Sé un niño, tomado de la mano que Aquel te ama."

La prueba de la religión es la vida

· "Muestra tu fe por tus obras."

· "Los metodistas no sostienen que las buenas obras sean meritorias. Ni ninguna iglesia protestante lo sostiene. Pero sostienen que es su obligado deber, mientras tienen tiempo, hacer bien a todos."

No hay cristianos solitarios

· "Es una bendición tener compañeros de viaje hacia la Nueva Jerusalén. Si no podéis hallarlos, debéis hacerlos; porque nadie puede hacer solo el camino."

La murmuración

· "De toda murmuración, la murmuración religiosa es la peor: añade hipocresía a la falta de caridad, y hace efectivamente la obra del diablo en el nombre del Señor."

Tolerancia 

· "Hay una idolatría que es la peor de todas: la religión."(Diosquiere cristianos vivos y apasionados  por El no religiosos tibios e indiferentes )

· "Mientras más vivo, más me inclino a tolerar las debilidades humanas: exijo más a mí mismo y menos a los demás."


JESUS ES EL BUEN PASTOR  ES E L AMIGO FIEL QUE NUNCA TE DEJARA   BUSCALO EL TE AYUDARA!  EL TE GUIARA!  A VERDES PASTOS  EL SACARA  T U VIDA DEL  DESIERTO ! JESUS TE AMA!!

CHARLES FINNEY 

CHARLES  FINNEY  EL GRAN EVANGELISTA  Y  EDUCADOR CRISTIANO  CAUSANTE   DE  UN GRAN  AVIVAMIENTO  Y REFORMA EN ESTADOS UNIDOS 

Por Willy Hamel Duran Misionero en Bolivia

Así comenzó el ministerio de Charles Grandison Finney (1792-1875), uno de los más destacados e influyentes evangelistas  y educadores   en la historia de los Estados Unidos.

El ministerio de Finney fue el apogeo del Segundo Gran Despertamiento (alrededor de 1792-1835). Vivió en la época de rápida expansión al Oeste, en que hubo un crecimiento de población sin precedentes. Los norteamericanos habían asimilado la doctrina del "Destino Manifiesto", y con ella el optimismo en los logros y el potencial humanos únicos en la historia. Finney era la personificación espiritual de ese ideal.

Resumiendo la importancia de Finney, Marcos Noll escribe: "Hay que reconocer que se debiera clasificar a Finney  junto  con Andrew Jackson, Abraham Lincoln, y Andrew Carnegie... como uno de los personajes públicos más importantes de la América del siglo diecinueve. Sin duda, entre la raza blanca de los Estados Unidos, sobresale, junto con  Jonathan Edwards, como una figura  central  en el mundo cristiano".

LOS PRIMEROS AÑOS

Charles nació en Warren, Connecticut  y era el menor de siete hermanos de una familia de granjeros. Finney nunca asistió a la universidad. Sin embargo, su elevada estatura, sus ojos azules, su habilidad musical, y capacidades de líder le permitieron destacar en su comunidad. Estudió como aprendiz de abogado, pero después de haberse convertido a la fe mediante una experiencia dramática en  Adams  Nueva York  la edad de 29, Finney se convirtió en ministro de la iglesia Presbiteriana.

Finney se mudó a Nueva York en 1832 donde fue pastor en la capilla Presbiteriana libre de la calle Chatham y más adelante fundó y fue pastor del Broadway Tabernacle, hoy conocida como Iglesia Unida de Cristo en Broadway. Las presentaciones claras y lógicas de Finney del mensaje del Evangelio atraían a numerosos fieles. Algunas estimaciones afirman que su predicamento convirtió a más de 500.000 personas. Finney era conocido por sus innovaciones al predicar y en la conducción de reuniones cristianas, tales como permitir que las mujers oraran en publico y el establecimiento de la "banca ansiosa," un sitio donde podían acudir a orar aquellas personas que estaban pensando convertirse al cristianismo.

Además de ser un exitoso predicador evangelista cristiano, Finney se involucró con el movimiento ABOLICIONISTA(DE LA ESCLAVITUD) y frecuentemente desde su pulpito denunciaba la esclavitud. A partir de mediados de la década de 1830  Finney  le niega la comunión a los propietarios de esclavos.  Antes de su conversión, Finney había sido un miembro de la masonería (al igual que la mayoría de los abogados de ese tiempo), aunque luego se convertirá en un feroz oponente de la MASONERIA , y escribe un largo libro  denunciando sus prácticas reñidas con el cristianismo  y  atacándola .

En 1835, se mudó a OHIO donde trabajó de profesor, y luego fue presidente del   OBERLIN COLLEGE entre 1851 – 1866. Oberlin era un importante terreno para desarrollar el movimiento que pondría fin a la esclavitud, y uno de los primeros colegios estadounidenses donde se educóen forma conjunta a hombres de razas blanca y negra.

Poco después de su dramática conversión, Finney comenzó a estudiar  la Biblia bajo laguia de  su pastor presbiteriano, George Gale. Éste lo animó a asistir al Seminario Princeton. Pero como no sentía gran respeto por la teología ni los teólogos, Finney escribió: "Llana y plenamente les dije que no me sometería a la influencia bajo la que ellos habían estado". 

Por cualquiera razón, Finney no procuró hacerse de una educación teológica formal. Como resultado, su presbiterio lo puso bajo tutela de Gale y otro pastor. En 1823, Finney recibió licencia para predicar, y fue ordenado como pastor en 1824.

Durante este tiempo la Sociedad Misionera Femenil lo comisionó para que trabajara como evangelista en el laberinto de pueblos y aldeas en el noroeste de Nueva York. Allí Dios le concedió cierta medida buen éxito.

En 1825, hubo un drástico cambio en su ministerio. Finney fue invitado a predicar en Utica, Nueva York. Utica quedaba cerca del recién escavado Canal Erie. Era una metrópolis del Oeste, en creciente desarrollo y de mucho movimiento. Durante dos años Finney predicó, con creciente efectividad, en Utica y las ciudades adyacentes de Rome y Syracuse.Muchas personas  fueron ganadas por el Señor...

Los métodos de Finney eran  novedosos.El eras muy creativo ...sus etrategias eran diferentes...   No evangelizó como sus predecesores: Jonathan Edwards, George Whitefield, y Asahel Nettleton. 

 Para tener conversiones, a propósito elevó el timbre emocional de las reuniones. Adoptó y popularizó la práctica metodista de llamar a los conversos a pasar al altar o sentarse en la silla del penitente para significar su decisión de seguir a Cristo. Para GUIAR  a los oyentes y llevarlos a hacer una entrega, alargaba sus reuniones. A veces las reuniones duraban cuatro horas y más. 

CONFERENCIA EN NEW LEBANON

Finney tuvo considerable éxito, pero debido a sus nuevas medidas, se levantó mucha oposición. Muchos lo criticaban ... Sus principales oponentes fueron dos personajes: Lyman Beecher y Asahel Nettleton.5

En el verano de 1827 se organizó una conferencia en New Lebanon, Nueva York, para tratar las diferencias. Según Iain Murray, la conferencia "no era cosa de estar a favor o en contra, no de la emoción, sino de la adopción de medios, además de la predicación y la oración, para provocar emoción".

Nettleton y Beecher estaban de un lado; Finney y sus seguidores del otro. Nettleton y Beecher se habían graduado de Yale. Ellos representaban la tradición teológica de New England de sus antepasados. Finney, sin educación académica, iba en dirección de cambio y de una interpretación personal de las Escrituras.

La Conferencia de New Lebanon culminó en un punto muerto. El que no pudieran censurar a Finney fue su victoria. Esto le dio la medida de respetabilidad que le hacía falta. Por primera vez las iglesias en las grandes ciudades de la costa Este abrieron las puertas a su ministerio. Desde el verano de 1827 hasta el otoño de 1829 tuvo campañas en Wilmington, Philadelphia, y Nueva York.

AVIVAMIENTO EN ROCHESTER

Desde el otoño de 1830 hasta el verano de 1831, el ministerio de Finney llegó a su punto culminante en Rochester, Nueva York. El Espíritu de Dios estuvo con él en gran poder. Como Utica, Rochester era un centro comercial de mucho movimiento. Tal era la manifestación del poder de Dios en la obra de Finney que los comerciantes de todo el distrito muchas veces cerraban sus puertas para asistir a las reuniones. En sus giras de iglesia a iglesia, grandes multitudes seguían a Finney.

Charles Hambrick-Stowe, un biógrafo de Finney, observa: "Muchos llegarían a decir que fue el más grande avivamiento local en la historia de los Estados Unidos".7 Citando a Beecher, continúa: "El avivamiento a escala nacional despertado por Rochester fue 'la mayor obra de Dios, y el más grande avivamiento religioso que el mundo jamás ha visto en tan corto tiempo'". 8

La campaña en Rochester también unió a los creyentes respecto de dos importantes asuntos sociales: temperancia y la abolición de la esclavitud. Ambos tendrían muy amplias implicaciones.

ESCRITURA Y ENSEÑANZA

En 1832, el fuego del avivamiento comenzó a desvanecerse y Finney asumió un pastorado en Nueva York. En 1835, el recién fundado Oberlin College (Ohio) lo invitó a ser su primer profesor de teología. Finney tenía cuarenta y tres años de edad y estaba agotado. En gran necesidad de descanso y con el sentir de que estaba ocurriendo un cambio en el ambiente espiritual, aceptó. Por el resto de su vida se dedicó a dictar clases en Oberlin y a conducir campañas en varios lugares, como en Nueva York, Boston, e Inglaterra.

Hasta entonces, Finney se había dedicado al evangelismo. Como no tenía obras publicadas, sus posiciones teológicas eran relativamente desconocidas. Todo esto cambió en 1835, cuando Finney publicó sus Lectures on Revivals of Religion En un resumen del contenido, Nathan Hatch escribe: "Finney lanzó una virulenta crítica de la ortodoxia calvinista, tirando a matar el sistema calvinista. Negó la implícita autoridad del saber, se burló de la impotencia de los cuidadosamente escritos sermones... y condenó el distante y elegante estilo de los ministros educados. Clamó contra la burocracia eclesiástica, particularmente las sutilezas teológicas y la caza de herejías que había llegado a caracterizar el coto presbiteriano... Finney pedía una revolución para que la vida religiosa se centrara en el público. 

En 1837, sintiendo la presión de sus colegas presbiterianos, renunció a la denominación presbiteriana y se afilió a los congregacionalistas.

En 1851, bajo presión, Mahan renunció a la presidencia de Oberlin y la facultad con voto unánime pidió a Finney que asumiera ese cargo. Tenía entonces cincuenta y nueve años de edad. Finney mantuvo la presidencia hasta 1866, cuando renunció debido a su avanzada edad. Pero siguió dedicándose a la evangelización, y a la enseñanza en Oberlin, hasta su muerte en agosto de 1875.

EL MINISTERIO DE FINNEY

El ministerio de Finney fue único. En un tiempo cuando casi todos los pastores leían sus sermones, Finney predicaba sin notas, y generalmente sin prepararse. Se levantaba a hablar según el Espíritu lo inspiraba. Más adelante, se valió de un sencillo bosquejo para sus prédicas.

Finney practicó muchas novedades. Como no creía en el pecado original, suponía que el hombre puede arrepentirse y volverse a Dios sin intervención sobrenatural. Por lo tanto, cualquier medida que pudiera provocar una decisión por Cristo era justificada. Caracterizaban su obra los llamados al altar, la práctica de orar públicamente por los inconversos que estaban presentes, y la exigencia a tomar una decisión inmediata de seguir a Cristo.

Aunque los metodistas, y algunos bautistas, ya habían estado practicando estos métodos, Finney los popularizó. Siguen en uso hoy. Como señala Murray: "Lo que sucedió allí [en la Nueva York occidental bajo Finney] llegó a marcar un hito en la historia evangélica, y trajo entre los líderes que también profesaban fe en la obra del Espíritu Santo, la primera gran controversia respecto del significado del avivamiento".

A su favor se dirá que Finney también motivó las aplicaciones sociales del evangelio. Finney, Mahan, y sus seguidores fueron algunos de los primeros líderes en el movimiento que abogaba por la abolición de la esclavitud. También asumió una firme postura contra la orden masónica.

LA TEOLOGÍA DE FINNEY

Finney fue un muy franco pelagiano. Sus otras creencias teológicas, que ya hemos mencionado, revelan su repugnancia a la preparación teológica. Un historiador resume así la teología de Finney: "El concepto de que un hombre no regenerado es gobernado por una naturaleza caída no tenía sentido... Una decisión de la voluntad, no un cambio de naturaleza, era todo lo que se requería para ser convertido... Si la conversión era el resultado de la decisión del pecador, y si era responsabilidad del predicador inducir esa decisión... entonces cualquier medida que llevara al inconverso hacia el punto de una instantánea y absoluta conversión tenía que ser buena".

Estas ideas eran contrarias a la ortodoxia de la época, que la mayoría había aceptado desde que el Mayflower arribara en Plymouth Rock en 1620.

¿De dónde sacó Finney estas ideas? Casi todos los historiadores señalan la influencia de Nathaniel William Taylor (1786-1858), profesor de teología en Yale. Los puntos de vista de Finney eran casi idénticos a los que se hallan en la "Teología New Haven" de Taylor, también denominadas la "Nueva Teología".12 "La voz era de Finney" —expresa Murray—, pero "el pensamiento era de Taylor".

A la larga, la teología New Haven, popularizada por Finney, causó gran impacto. 

FORTALEZAS DE FINNEY

Los muchos puntos fuertes de Finney explican la manera poderosa en que Dios lo usaba. Una de sus fortalezas era su incesante  vida de oración. Era un hombre que oraba intensamente y por largas horas, una disciplina que necesitan los pastores. Finney pensaba que podía producir avivamiento mediante ciertos métodos, pero su vida de oración fue el mayor factor contribuyente. A menudo pasaba horas en oración, tanto antes como después de sus reuniones de avivamiento.

Su segunda fortaleza era la gran unción del poder del Espíritu Santo que descansaba sobre él. Cuando predicaba, los oyentes solían quedar en completo silencio. Luego llegaban a un profundo, prolongado, y penetrante sentido de pecado, lo cual resultaba en una gran conversión a Cristo, algo que por medios humanos era imposible explicar.

La tercera fortaleza de Finney era su profunda dedicacion  a la obra de Dios. Cuando conducía una campaña trabajaba dieciséis horas al día, siete días a la semana. Después de tan intenso esfuerzo, se sentía agotado y  cada verano pasaba varias semanas en Nueva York, en la granja de sus suegros, para recuperar las fuerzas.

En cuarto lugar, el celo evangelístico de Finney no tiene precedentes. Amaba a la gente y se entregó desmesuradamente para que fueran salvos.Su gran pasión era  la salvación de las almas...Su dedicacion a predicar a los  perdidoses  digna de imitar...


La oración que prevalece

Por Charles Finney

 La oración eficaz del justo tiene mucha fuerza (Santiago 5:16).

 Hay dos medios necesarios para fomentar un avivamiento: uno es el influir en los hombres; el otro el influir en Dios. Con la verdad empleada de influir en Dios no quiero decir que la mente de Dios se cambie por la oración o que se cambie su disposición de carácter. Pero la oración produce un cambio tal en nosotros que hace compatible para Dios hacer lo que de otro modo no sería compatible. Cuando un pecador se arrepiente, este estado de sentimiento hace apropiado que Dios lo perdone. Dios siempre ha estado dispuesto a perdonarlo bajo estas condiciones, de modo que cuando el pecador cambia sus sentimientos y se arrepiente, no se requiere ningún cambio de sentimiento en Dios para perdonarlo. Es el arrepentimiento del pecador el que hace posible su propio perdón, y es la ocasión para que Dios actúe así.

 Algunos yerran en la dirección opuesta. Pierden de vista el hecho de que la oración, cuando es ofrecida por sí misma, aunque se hiciera para siempre, no daría ningún resultado. Algunos van a sus cuartos solos «para orar», simplemente porque «han de decir sus oraciones». Ha llegado la hora en que tienen el hábito de orar, sea a la mañana, al mediodía o cuando fuere. Pero en vez de tener algo que decir, no hay nada definido en su mente, y oran según les vienen las palabras, lo que flota en su imaginación en aquel momento, y cuando han terminado apenas se acuerdan de lo que han dicho. Esto no es oración efectiva.

 La oración eficaz

 Para orar de modo efectivo has de orar con sumisión a la voluntad de Dios. No confundas la sumisión con la indiferencia. Son muy distintas. Conocí a un individuo que vino a un lugar en que había un avivamiento. Él estaba frío, y no entró en el espíritu del mismo, y no tenía espíritu de oración; y cuando oyó que los hermanos oraban como si Dios no se les pudiera negar lo que pedían, se sobresaltó de su atrevimiento, y siguió insistiendo en la importancia de orar con sumisión; cuando era evidente que confundía la sumisión con la indiferencia.

 Mientras no conozcamos la voluntad de Dios, el someterse sin oración, es tentar a Dios. Quizá, aunque no lo sepamos, el hecho de que ofrezcamos la clase adecuada de oración puede ser lo que cambie el curso de las cosas. En el caso de un amigo impenitente, la importunidad y fervor de tu oración puede muy bien ser lo que lo salve del infierno.

 La oración que prevalece se ofrece hoy, cuando los cristianos se han enfervorizado hasta un punto de importunidad y santo atrevimiento, que cuando después miraron hacia atrás, se asombraron de que se hubieran atrevido a ejercer tal importunidad ante Dios. Y con todo, estas oraciones suyas habían prevalecido y obtenido la bendición. Y muchas de estas personas, con las que tengo amistad, se hallan entre las más santas que he conocido.

 La tentación a orar por motivos egoístas es tan fuerte que hay razón para temer que las oraciones de muchos padres nunca se han elevado más allá de deseos de ternura paterna o materna. Y esta es la razón por la que muchas oraciones no han sido contestadas y porque muchos padres piadosos y que oran tienen hijos infieles. Gran parte de la oración para el mundo pagano parece basada solo en el principio de la simpatía. Hay misioneros, y otros, que insisten casi exclusivamente en los millones de paganos que van al infierno, mientras se dice muy poco de que están deshonrado a Dios.

 

Muchos cristianos llegan a la oración que prevalece por medio de un proceso retardado. Su mente se va llenando gradualmente de ansiedad sobre un objeto, de modo que se dedican a sus quehaceres suspirando sus deseos ante Dios. Como la madre cuyo hijo está enfermo va rondando por la casa suspirando como si su corazón fuera a partirse. Y si es una madre que ora, sus gemidos suben a Dios todo el día. Si sale de la habitación en que está su hijo, su mente sigue todavía allí; y si está durmiendo, sus pensamientos están sobre él, y se despierta sobresaltada en su sueño, pensando que quizá su hijo está muriendo. Toda su mente está absorbida en aquel niño enfermo. Este es el estado de la mente de los cristianos que ofrecen oración que prevalece.

 

El espíritu de aquellos que han estado en aflicción y (en intercesión intensa)  por las almas de otros, me parece a mí, no es diferente del apóstol que sufría por las almas, y «deseaba él mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a sus hermanos» (Romanos 9:3). No es distinto tampoco de la del salmista (Salmo 119:53): «El furor se apoderó de mí a causa de los inicuos, que dejan tu ley». Y en Salmo 119:136: «Ríos de agua descendieron de mis ojos, por los que no guardan tu ley». Ni del profeta Jeremías (4:19): «¡Mis entrañas, mis entrañas! Me duelen las fibras de mi corazón; mi corazón se agita dentro de mí; no callaré; porque has oído sonido de trompeta, oh, alma mía, pregón de guerra». Y en los capítulos 9:1 y 13:17, y en Isaías 22:4 también. Leemos de Mardoqueo, cuando vio a su pueblo en peligro de ser destruido con una destrucción eventual (Ester 4:1) que «rasgó sus vestidos, se vistió de saco y, cubierto de ceniza, se fue por la ciudad clamando con grande y amargo clamor.» ¿Y porqué hemos de pensar que las personas no han de desesperarse cuando no pueden tolerar la consideración de la miseria de los que van a la destrucción eterna?(al infierno eterno)

 Esto se aplica perfectamente a John Livingstone, el que pasó toda la noche anterior al 21 de junio de 1630 en oración, pues había sido designado para predicar el día siguiente en Kirk of Shotts. Cuando se hallaba solo en el campo, hacia las ocho de la mañana, empezó a escabullirse, por la agonía del temor, cuando el poder abrumador del Espíritu lo constriñó a regresar. Así que predicó, conforme se había arreglado; su texto fue Ezequiel 36:25-26. Después de haber predicado durante una hora y media, unas gotas de lluvia distrajeron a la gente, pero Livingstone, preguntó a la gente si tenían algún cobertizo contra la ira divina, y siguió predicando otra hora. Hubo unos quinientos convertidos en aquel lugar. Esta es una ilustración de un avivamiento tocándose con otro, pues en la gran reunión de Kilsyth Kendash;pueblo en que había nacido Livingston ; el 2 y 3 de julio de 1893, William Chalmers Burns, predicando sobre el Salmo 90:3, contó la historia de Kirk of Shotts, e insistió en la inmediata necesidad de recibir a Cristo. «Sentí mi alma conmovida de un modo tan notable  en kendash;dijo Burns ; que me sentí guiado, como el señor Livingstone, a suplicar a los no convertidos a que allí mismo saldaran sus cuentas con Dios... El poder del Espíritu del Señor vino tan poderosamente sobre las almas, como si fuera a arrastrarlas, como el viento poderoso de Pentecostés. Algunos estaban gritando en agonía; otros en kendash;entre ellos hombres fuertes ; cayeron al suelo como muertos. Me vi obligado a entonar un salmo, nuestras voces se mezclaron con los gemidos de muchos presos que suspiraban por ser libertados.»

 La intensidad en la oración

 Si quieres orar de modo efectivo, tienes que orar mucho. Se dijo del apóstol Santiago que una vez muerto hallaron que tenía callos en las rodillas, como las rodillas de un camello, de tanto orar. ¡Ah! Este era el secreto del éxito de estos ministros primitivos. ¡Tenían callos en las rodillas!

 Si intentas orar de modo efectivo, tienes que ofrecerlo en el nombre de Cristo. No puedes presentarte ante Dios en tu propio nombre. No puedes pedir en tus propios méritos. Pero puedes presentarte en un Nombre que siempre es aceptable. Ya sabemos lo que es usar el nombre de otra persona. Si vamos al banco con un talón firmado por un millonario, puedes sacar el dinero como si lo hiciera él mismo. Pues bien, Jesús te da derecho al uso de su nombre. Y cuando oras en el nombre de Cristo, significa que puedes prevalecer como si fueras Él mismo, y recibir tanto como Dios daría a Jesús si fuera Él quien lo pidiera. Pero has de orar con fe.

 Estos fuertes deseos que he descrito son los resultados naturales de gran benevolencia y visión clara, respecto al peligro de los pecadores. Es razonable que sea así. Si las mujeres presentes miraran y vieran que su casa está ardiendo y oyeran los gritos de los que están dentro, se desmayarían de horror y agonía. Y nadie se sorprendería, ni dirían que son tontas o locas por afligirse de tal manera. Es al contrario: todos se extrañarían si no expresaran sus sentimientos así. ¿Por qué, pues, hay que extrañarse si los cristianos sienten lo que he descrito, cuando ven claramente el estado y el peligro de los pecadores? Los que nunca lo han sentido no conocen lo que es la verdadera benevolencia, y su piedad tiene que ser muy superficial. No quiero juzgar severamente, o hablar sin caridad, pero afirmo que esta piedad es superficial. Esto no es crítica, sino la pura verdad.

 Cuando los cristianos son llevados a extremos, hacen un esfuerzo desesperado, ponen la carga sobre el Señor Jesucristo y, simplemente, confían en Él como si fueran niños. Entonces se sienten aliviados, entonces sienten cómo el alma por la que han estado orando está salvada. La carga ha desaparecido, y Dios parece calmar el alma con una dulce seguridad de que la bendición será concedida. A menudo, después de que un cristiano ha pasado esta lucha, esta agonía en oración y ha obtenido un alivio así, siente afectos celestiales dulcísimos que salen de él: el alma descansa dulce y gloriosamente en Dios, y «se alegra con  gran   gozo inefable y glorioso» (1 Pedro 1:8).

 Estos dolores de nacimiento por las almas crean también un notable lazo de unión entre los cristianos fervientes y los recién convertidos. Los que se convierten son muy caros a los corazones de los que tuvieron este espíritu de oración por ellos. El sentimiento es como el de una madre por su primer hijo. Pablo lo expresa con gran belleza, cuando dice: «Hijitos, por quienes vuelvo a sufrir dolores dé parto» &endash;se habían vuelto atrás, y sufría la agonía de un padre sobre su hijo vagabundo&endash; estoy de parto por vosotros otra vez hasta que Cristo sea formado en vosotros. En un avivamiento he notado con frecuencia de qué manera los que tienen el espíritu de oración aman a los recién convertidos. Ya sé que esto es como si hablara de álgebra a los que no lo han sentido.

 

La humildad y la oración

 Otra razón por la que Dios requiere esta clase de oración es que es el único modo en que la Iglesia puede ser preparada debidamente para recibir grandes bendiciones sin ser perjudicada por ellas. Cuando la Iglesia está así postrada en el polvo delante de Dios, y está en la profundidad de la agonía en oración, las bendiciones le hacen bien. Mientras que si recibe la bendición sin esta postración profunda del alma, se envanece y se llena de orgullo. Pero así aumenta su santidad, su amor y su humildad.

 El siguiente hecho fue contado por un pastor y yo lo oí. Dijo que en cierta ciudad no había habido ningún avivamiento durante muchos años; la iglesia estaba casi extinguida, los jóvenes eran todos inconversos y la desolación era general. Vivía en una parte retirada de la ciudad un anciano, herrero, el que tartamudeaba tanto, que era penoso escucharlo. Un viernes, estando en su fragua, solo, su mente se conmovió por el estado de la iglesia y la cantidad de impenitentes. Su agonía era tan grande que se vio llevado a dejar su trabajo, cerrar el taller y pasar la tarde en oración.

 Prevaleció, y el sábado llamó al pastor y le dijo que convocara a una «reunión». Después de algunas dudas el pastor consintió; le hizo notar, sin embargo, que temía que asistirían muy pocos. La reunión iba a celebrarse aquella noche en una casa particular grande. Cuando llegó la noche había más gente reunida de la que cabía en la casa. Todos estuvieron silenciosos un rato hasta que un pecador(convencido de pecado) rompió a llorar, y dijo que si alguien podía orar, que orara por él. Otro siguió, y así sucesivamente uno tras otro hasta que había personas procedentes de todos los barrios de la ciudad que estaban bajo una profunda convicción de pecado.(lloraban y se arrepentían) Y lo más notable fue que todos coincidieron en dar la hora en que el anciano estaba orando en su taller, como la hora en que fueron tocados por Dios y  convictos de pecado. A esto siguió un poderoso avivamiento. Este anciano tartamudo, pues, prevaleció, y como un príncipe tuvo poder ante Dios.

RECOPILADO POR  PR WILLY HAMEL MISIONERO DEL SEÑOR SANTA CRUZ BOLVIA  ....MISION DEL BUEN PASTOR 

lea mas  resumenes de libros  aqui en este blog   GRACIAS Y PAZ IGLESIA  AMADA DE DIOS 






{
}
{
}

Comentarios GRANDES HEROES DE LA FE CRISTIANA (LIBRO) PR WILLY HAMEL

buenisimo
LUIS  GUEVARA LUIS GUEVARA 01/02/2013 a las 23:16
Existen muchos héroes anónimos, que dejaron todo por obedecer el Señor en llevar el evangelio
a toda criatura, a lugares remotos o bien en su propio entorno, tal vez nuca sabremos nada de ellos,
sin embargo, Dios los conoce y tienen sus nombres escritos en el libro de la vida.
Que dios bendiga a todos aquellos que predican las buenas nuevas de salvacion, que siempre
serán nuevas.
Sylvia Jaime Sylvia Jaime 31/03/2013 a las 00:57
estos mensajes nos motivan a seguir adelante firmes e n la senda del Señor !!
wilyhamel WILLY 24/08/2013 a las 19:53

Deja tu comentario GRANDES HEROES DE LA FE CRISTIANA (LIBRO) PR WILLY HAMEL

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre